martes, 8 de marzo de 2016

27 de junio de 1906, 2 p.m.




Cuando lo llevaron los Cristianos a colgar
al inocente muchacho de diecisiete a
ños,
su madre que allí cerca de la horca
se arrastraba y se golpeaba en el suelo
bajo el sol feroz de mediodía,
ya daba alaridos, y aullaba como lobo, como fiera,
o ya extenuada la mártir se lamentaba:
"Diecisiete años sólo me viviste, hijo mío".
Y cuando lo subieron por la escala de la horca
y le pasaron la cuerda y lo colgaron,
y pendía lastimosamente en el vacío
con los espasmos de su negra agonía
su cuerpo adolescente bellamente formado,
la madre mártir se arrastraba por el suelo
y no se lamentaba ya por los años ahora:
"Diecisiete días solamente, gemía,
diecisiete días solamente te gocé, hijo mío".




No hay comentarios:

Publicar un comentario