viernes, 18 de diciembre de 2015

Soneto de amor CXXIII




Tiempo, no has de jactarte de mis cambios:
alzas con nuevo brío tus pirámides
y no son para mí nuevas ni extrañas
sino aspectos de formas anteriores.


Por ser corta la vida, nos sorprende
lo antiguo que reiteras y que impones,
cual si fuera lo nuevo que dcseamos
y si rio corzociéramos su historia.


Os desafío a ti y a tus anales;
no me asombran pasado ni presente,
pues tus anales y lo visto engañan


al transformarse mientras te apresuras.
Por mí, te juro que he de ser constante
a pesar de tu hoz y de ti mismo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario