viernes, 30 de octubre de 2015

Poema con un poema



        Del emperador
que desvalido se adormece
en su jardín,
                         tiene algo este
anciano a quien súbitamente
el deseo,
                  huésped no invitado,
vuelve, persiste en sacudirlo.

También se amodorra,
y los dos son como gatos,
                                           no les importa
                                           sino sobrevivir;

                      pero en su precario retiro
el viejo no enhebra canciones,
y en lugar de ir entreviendo
ejércitos que incendian y destruyen
concita sobre él un retorno
en procesión de bellezas
ahora agrias,
                           cada cual mostrándole
la forma de un triángulo
allí donde hubo un sexo,
                         todas
                         semejantes
                         a las tardías flores
                         que en el imperial jardín
                         aguardan el invierno.




No hay comentarios:

Publicar un comentario