miércoles, 7 de octubre de 2015

5




Hay un remolino de agua donde las palabras se  hacen dulces,
donde las palabras se hacen lentas y claras
como profundidades.

Hay un lugar en el espacio donde la voz os resuena,
donde la voz os rodea y seduce
como si gritárais en una cueva.

Si esto os digo es para sinceraros
con vosotros mismos .

No queráis descubrir qué fuerzas os mueven.

Hay la vida y la muerte, inmutables.

Lo demás son palabras.

Amaos, hermanos, por lo que os duele y os hechiza.




No hay comentarios:

Publicar un comentario